cursor by cute-kawaiiluv

Mi Kawaii Menu ♥

v Perikita tutorial Perikita  Premios Perikita Afiliados

viernes, 7 de octubre de 2011

Gente Azul




Dos personas en un hospital psiquiátrico encerrados porque ven gente azul. Al ser sólo dos en todo el mundo los llaman locos. La gente “no loca” vive en libertad, porque son normales y corrientes, es decir, abundan. Uno de los locos va a salir mañana, le dan el alta. Habla con su compañero de habitación y éste le pregunta qué ha ocurrido para que las personas “normales”, las que viven en libertad, le hayan dado el alta. Fácil, responde el futuro liberado, sólo he tenido que decir que he dejado de ver gente azul. A lo que su amigo le pregunta: ¿y eso es cierto, has dejado de ver gente azul? La respuesta es negativa: no ha dejado de ver gente azul, sólo lo ha dicho.

A partir de mañana seguirá habiendo dos personas infelices en el mundo, con una diferencia: una de ellas será libre para poder fingir que es feliz a ojos de los demás y la otra seguirá encerrada con la verdad en su puño.

Y yo me pregunto ¿qué es mejor? ¿Ser hipócrita con uno mismo sólo para obtener la recompensa social de sentir que forma parte de la misma realidad que los demás o ser sincero y acarrear el castigo correspondiente impuesto por la sociedad?

Si dices que has dejado de ver gente azul, todo un mundo se abrirá a tus pies. Para los de la LOGSE: si ves 3 resúmenes de GH, hablas constantemente del brillo de tu propio pelo y te quejas de lo mal que se te dan la cocina y el deporte, tendrás cien amigas para celebrar tu cumpleaños. Amigas a las que les importas una mierda y que no harían el esfuerzo de leer tu blog ni aunque éste constara de dos palabras. Pero sería una fiesta impresionante.

Ahora bien, si sigues leyendo en parques, si continúas aficionada a dar paseos y te interesan cosas como el origami y la relajación, te sucederá como a una servidora y acabarás el día de tu cumpleaños escribiendo algo como esto y lamentándote del cerebro sin desprecintar de tus vecinos.

Me niego a afirmar algo que no es cierto sólo por recibir un aplauso. Sé que seguiré viendo gente azul y pienso continuar diciendo que los veo. No me importa lo que piensen los demás. Pero sí quiero denunciar que no soy una delincuente a la que ajusticiar, no ya por pensar diferente sino por pensar, simplemente. Le caigo mejor a la muchedumbre cuando digo que no me sé las tablas de multiplicar. No quiero ser una gilipollas para tener diez millones de amigos, de amigos gilipollas, claro.

En lugar de eso seguiré pensando que en algún lugar del mundo hay alguien que me lee y se siente identificado conmigo y ese alguien conoce a otro, que a su vez tiene otro amigo al que le interesaría leerme. Y que no estoy sola. No verdaderamente. Aunque ahora mismo me sienta así. En lugar de estar feliz por haber celebrado mi cumpleaños me siento como si hubiera sido mi entierro y ninguno de mis amigos hubiera querido ir, poniendo una excusa tras otra, como habitualmente. Es como ver el futuro. Si para algo divertido y gratis con una amiga, no acude nadie… ¿quién valorará que esa amiga ha dejado de dar esas fiestas tan divertidas? Nadie. Eso hablando de fiestas y, ¿qué sucederá entonces cuando no sea una fiesta sino una llamada de socorro? Ni el silencio vendrá a pelearse con mis gritos. Pero ¿continuará sucediendo siempre de la misma manera?

No veo gente azul. Solo veo una persona azul, la que me mira desde el otro lado del espejo. Yo soy azul. Y no me importa decirlo. Por eso me llaman loca. Loca soy y orgullosa me siento, ya que la gente “no loca” es decir: “normal” no conocen, ni conocerán el placer de ser azul.

No quiero dejar de ver gente azul, aunque ello suponga tener que mentir, o ser sincera y echar de menos la libertad. Que los demás no veáis lo mismo que yo, no significa necesariamente que la equivocada sea yo. La democracia no es una ciencia.

¿Alguna vez os habéis preguntado qué se siente al ser azul, violeta o rosa? Píntate la piel de colores, sal a la calle e intenta sobrevivir. Después vuelve, que yo te abrazo.

Ese abrazo se llama empatía. Los colores son ideas. Y la calle son los demás.

Abraza constantemente y hazlo gratis. Cuando pintes, mezcla colores, sin miedo; observa y aprecia cada matiz. Y sal a la calle aunque suponga llevar gafas de sol y sentarte a la sombra. Porque algún día el sol dejará de quemar.

Yo soy azul ¿y tú?

3 comentarios:

  1. Concientizacion, eso es lo que falta. Yo también soy azul.

    ResponderEliminar
  2. Muy bonita la entrada, Yo tambien soy Azul ^^

    ResponderEliminar
  3. Yo también soy azul, MUY azul. ¡Es genial!

    ResponderEliminar

cursor by cute-kawaiiluv
ir arriba